camiseta de rugby espana

Lo que antes era casi una empresa de superhéroe, hoy se logra con tan sólo darle a un botón. Un compañero de promoción que prefiere quedar en el anonimato relata la escena: «No es la primera ni la última vez que le pasa algo así en Cataluña. Los que tenemos confianza con él hacemos todo lo posible por ahorrarle los malos tragos, pero en estos tiempos, con las redes sociales y que cualquiera puede hacerte una foto, equipacion de españa es prácticamente imposible garantizar que no le vaya a pasar nada. La verdad es que lo único que deja traslucir es que le gustaría desaparecer y poder volver a hacer su vida de antes».